Última poesía: el poeta como protagonista

Frente a la poesía culta, erudita, en numerosas ocasiones elitista y hermética, se cultiva una poesía más sincera. Se trata del intimismo en el que el poeta trata de sí mismo, del yo poético desde un leguaje mucho más cercano y coloquial. Es la llamada "Poesía de la experiencia", donde la propia vivencia del autor, que describe lo que justamente siente él, como un modo de contar lo que cualquier hombre siente alguna vez. El gran referente es Antonio Machado.

Este primer intimismo será el germen para una poesía posterior, especialmente desarrollada en la década de los noventa y el cambio de milenio. El poema es una unidad literaria que trata con un coloquialismo inusitado los grandes temas de la literatura y la vida, con un subjetivismo nada grandilocuente ni romántico. Se podría hablar, paradójicamente, de un "subjetivismo realista".

Así pues, muchos autores se acercan a esta poesía metafísica e íntima, con un lenguaje sencillo en lo que a retórica se refiere.